viernes, 3 de junio de 2016

Mis rosales en nuestro sendero

  
Tu sembraste con rosales mi sendero
los regué con mis manos:  florecieron.
Hermosos mil colores de pétalos se vieron:
oro y plata,sol y luna,sus rayos recibieron,
aromas suaves,tenues,con el aire se fundieron,
sus corolas , sus perfumes, con el aire se mecieron,
en sus tallos las espinas , también aparecieron...
en las aguas de la fuente,las aves ya bebieron,
las campanas sus tañidos de la paz, en los oídos ya se oyeron.

El ave construyó su nido,
allí entre nuestros rosales,
llegaron los colibríes,
seres tan especiales.

Tu curabas mis manos,
mis dedos que sangraban,
tu sacabas las espinas,
si en mi corazón se clavaban.

Vinieron muchos hermanos,
por la belleza llegaban,
la esperanza de otra vida,
un paraíso escondido,
una fuente de aguas vivas,
felicidad o comida ,
de un sueño de indiferencia
que a todos solía embargar,
sus almas aletargadas,
ahora se despertaban.

Más pronto se instalaron las rutinas,
del jardín por las esquinas,
se adormecieron los vientos,
algunos ya se cansaban,
llegó el sentir de la ausencia,
algunos que se quedaban,
ya no eran golondrinas.

Ha pasado mucho tiempo...
el camino se cerró de lado a lado,
los rosales ya murieron,
el sendero fue olvidado.
Se murieron ya las aves,
se acabaron sus nidos,
es tristeza lo que queda ,
de aquellos amores idos.
Nuestros pasos ya cansados,
nuestros dedos doloridos,
ya no por las espinas,
sino por años vividos.
Es la lluvia la que riega,
las corolas ya resecas.
Ya no está hermoso y florido,
ni en la noche perfumado.

Mas un camino de luz,ya fue trazado
en el éter su fuerza se ha plasmado,
los que allí permanecieron,
amor,felicidad han encontrado.




Nellylita51
Derechos reservados de autor






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...