miércoles, 4 de marzo de 2015

Seres de Luz

SERES DE LUZ

La primera vez con mis familiares, la segunda con

compañeras de  colegio y más tarde con

hermanas de religión fue  la tercera

ocasión  durante la cual estuve en paseos
campestres en el lugar conocido como las Piedras de Tunja, en Facatativá.
Subiendo o tratando de subir, Jugando, tomando fotos,comiendo, deliciosos  piquetes .pasamos muy contentos, pero no sé cuántos
de los que estaban conmigo, vieron, sintieron y se enteraron de lo que yo
descubrí.

Allí bajo las piedras, nadie miraba, y

tal vez debido a ello, pudo desarrollarse esa pequeña y maravillosa humanidad.

Pero no quiero aquí referirme a ellos,

pues los seres de luz que conectaban con las estrellas, viviendo en la cima de

las grandes piedras llamaron más poderosamente mi atención. Podréis Imaginar su

belleza? desde luego que no, pues nuestros burdos sentidos, son limitados ,
para percibir esta clase de belleza . Por su transparencia y su brillo contra los
rayos del sol pasaban desapercibidos para el ojo humano. Sus alas plateadas,
similares en su movimiento a las pequeñas alas de los picaflores, les permitían
bajar y subir de las enormes  piedras, pero lo más
maravilloso era que les permitía conectarse con el cielo a través de un dorado
cordón.  Allí se sumergían en el azul, en su inmensa  paz, en esa profunda serenidad, y como pude 
  comprobarlo más tarde, en la noche se conectaban con las estrellas, subían se
sumergían y nadaban en ellas y con ellas titilaban trayendo de regreso a la tierra
centelleantes  lentejuelas de plata que
les daban  su brillo durante el día.

Cuanto los envidiaba

entonces, queriendo ser como ellos.

Envidiaba sus alas, el

cordón vehículo que los conectaba con los cielos, su brillo esplendoroso y por sobre todo envidiaba la

paz. que encontraban en el cielo azul y que tan lejos estaba de nuestros corazones,

de muchos de nuestros hogares, de nuestro, amado país.


En el inicio de las noches,

antes de su ascensión  nocturna, se

quitaban las lentejuelas  obtenidas el

día anterior  y las guardaban en las
grietas de las gigantescas piedras, en secretos túneles, donde semejaban joyas
y pedrerías o depósitos de diamantes.  Al amanecer regresaban cubiertos
nuevamente por ellas.  Si, allí con el tiempo, se han ido almacenando trillones
de lentejuelas  y de allí brota ese 
sutil pero poderoso deseo de paz que anida en tantos corazones.,
conectados con el cielo por las ondas emitidas por las doradas lentejuelas  de aquellos maravillosos  seres de luz;  ondas que irradian por igual
hacia todos, aún a los sumergidos en la tinieblas de la violencia, la
deshonestidad , la ambición  desmedida, la
crueldad hacia la naturaleza.
Esos admirables héroes de nuestro cuento, no necesitaban naves espaciales ni alimentos especiales para transportarse a las estrellas, bastaban sus maravillosos  dones para ascender por el cordón vehículo, sumergiéndose en aquel inmenso mar espacial, en un viaje del que

algunos no regresaban.  Adonde iban?  a la felicidad , si al país de la
felicidad , donde, la  oh  ! qué sorpresa también se encontraban seres humanos,
cuya poderosa mente había permitido   ir más allá del tiempo, el espacio, la
velocidad, las leyes .  En estos seres humanos,  su apariencia física había
cambiado; irradiaban luz  como los pequeños seres, su materia parecía más sutil , tenue,
como una delicada  gasa  transparente, caminando
gráciles y aéreos transportados a una eterna felicidad .  Con la lengua del
pensamiento se comunicaban mente a mente ,  toda bella 
fantasía era hecha realidad.  Más allá brotaban como haces de luz
miriadas de estrellas y galaxias  que nacían a
cada Instante, girando, comenzando y terminando inmensas creaciones.  Muchos ángeles
arcángeles y serafines viajaban de un lado a otro como mensajeros comunicadores  entre los mundos, Tenían las armas de la luz
y todos estaban a salvo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...