sábado, 11 de julio de 2015

Tu efímera existencia

    
Tu existencia fue como un relámpago, efímera,dolorosa pero fructífera.
Madre no existes en mis recuerdos, que esfuerzo inútil, que dolor.
No recuerdo tú calor, tú respiración, tus manos, tu cariño, tu sonrisa, tus ojos, tú  mirar, tú voz, tus arrullos , tus caricias.  Menos aún recuerdo tu rostro que he tratado de reconstruir en mi interior observando dos  antiguas  fotos, en cada  una de las cuales luces diferente.  No recuerdo tus senos que me amamantaban  ni tu ternura, recuerdo más el corte frío de la soledad.  No conocí tu alegría o tu inmensa tristeza,sensación de abandono y melancolía.  No sé de tu pasión, tu soledad, tus  ilusiones juveniles.
Madre  amo todo lo que de ti...
 me han contado. Te fuiste con el deseo de reunir y recuperar a tus hijos.   Mírame a través de los ojos de mis hermanos cuando estén cerca y míralos a ellos a través de los míos.  No ha sido fácil sentirse hermanos, demasiados  impedimentos, demasiado tarde .  Con mis oídos escúchanos,  tu saturas los tejidos de mi piel, y  mi sangre  es la tuya  y  por tanto la prolongación  de tu espíritu. 
En el parpadeo de las estrellas veo el parpadear de tus ojos y los latidos de tu corazón terreno . y en el agua tu imagen y el reflejo de tu presencia.  el  reflejo de Dios padre, de  Dios madre.  pues vives en mí  y en  mis  hermanos y estás allá  junto  a  Dios en la inmensidad.
Trascendisteis por amor las fronteras invisibles que separan diferentes dimensiones de la existencia, invisibles a nuestros limitados sentidos.  Encontraste la forma de salvaguardar la vida de tus hijas , de estar cerca de todos nosotros largo tiempo después de tu partida de este mundo físico.
Por ello madre te bendigo, y bendigo tu efímero  existir que se prolonga en la eternidad.
Derechos reservados de autor
Nellylita51
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...