lunes, 14 de marzo de 2016

Estar conciente


Existe un abismo entre una acción consciente y una acción realizada inconscientemente, llevado por el  hábito establecido con la  repetición, por el deseo o por la influencia ejercida por otro ser humano ,por un anuncio comercial o por un impulso de momento.

El silencio en soledad,el silencio de nuestra parloteadora mente nos faculta para ampliar nuestra conciencia.

La quietud del cuerpo contribuye para la quietud de la mente, para atraer la tranquilidad necesaria para despertar nuestra conciencia en busca del autoconocimiento que nos dará asceso a descubrir nuestras enormes capacidades,nuestro verdadero ser, despejara un sendero hacia la realización de nuestros mas íntimos deseos,nos relacionara con la fuente de toda creación ,de todo poder.,de todo conocimiento.

Ahora es necesario tener conciencia de la cómoda postura tomada por el cuerpo, conciencia de su quietud con excepción de los movimientos normales de la respiración lo cual nos llevara naturalmente a una respiración natural y tranquila de la cual tenemos conciencia, simplemente la observamos y somos conscientes de ella.  Seguidamente tras un tiempo prudencial, tomaremos conciencia de nuestros oídos,de nuestro escuchar,  uno a uno vamos sin detenernos a analizar sonido a sonido,cercanos...màs lejanos...suavemente retornamos a nuestra respiración..a nuestra quietud,a nuestro cuerpo, a nuestra postura,al lugar donde estamos y tranquilamente,despacio retomamos poco a poco nuestro movimiento.  Esta sencilla práctica es la entrada al descanso mental y físico, a la contemplación, al  autoconocimiento, a  una comprensión màs acertada y clara de las situaciones de la vida, a una màs adecuada toma de decisiones, a una vida mas agradable y tranquila, a la utilización de un porcentaje mucho mayor de nuestras capacidades y posibilidades.



En una pròxima entrega, explicare  unos pasos màs para abrir sendero nuevo hacia una mayor plenitud.

Nellylita51




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...